¿Cómo aumentar la productividad?

Septiembre 3, 2020 Cristian Jofré Guerra Comments Off

Si estás en este artículo hoy, quiere decir que tienes la intención de ser mejor cada día. Y déjame decirte que haces bien, porque un verdadero emprendedor necesita sí o sí ser productivo, o sino todo quedará en ideas. 

Así que el primer paso para ser productivo ya lo tienes, ¿cuál es? tener la actitud y la disposición para aumentar tu productividad. 

Tony Robins, el mejor coach de desempeño del mundo, dice que todo empieza por el poder de la decisión, dominarte a ti mismo para lograr cualquier cosa que quieras lograr en la vida. Entonces, empezamos bien. 

Y antes de darte estos 5 pasos, debes saber que hay aspectos que interfieren muchísimo en tu productividad, como lo es dormir bien, comer saludablemente, comer a horas exactas, caminar o hacer ejercicio, leer u obligarte a tener un hábito y una rutina. 

Entonces, empecemos… 

1. Crea una rutina

Determina bloques de horas para desarrollar ciertas tareas. Incluyendo la hora de desayuno, almuerzo y comida. 

Te mostraré mi técnica, el mapa de la productividad. ¿Cómo se hace? realiza un horario en un cuaderno en el que diariamente irás escribiendo lo siguiente:

  • Cantidad de horas de sueño 
  • Hora de inicio
  • Actividades por realizar 
  • Tareas principales (aquellas que tienen más prioridad)
  • Tiempo estimado por cada actividad
  • Hora de almuerzo 
  • Tiempo de pausa activa entre bloques
  • Tiempo para hacer llamadas o revisar el correo
  • Hora de finalización 
  • Tareas pendientes (aquellas que no alcanzaste a terminar según tu lista de actividades por realizar)

Sería algo así: 

Aquellas tareas que no hayas alcanzado a hacer, las dejas en pendiente, ¿para qué? para ponerlas en actividades por realizar del siguiente día. Realiza esto cada día de la semana, incluso cuando debes descansar. 

Tienes que tener tiempo para descansar, y ponerlo en tu horario diario te ayudará a recordar que también tienes que pasar tiempo con tu familia. Aún si eres adicto al trabajo, podrás medir cuánto tiempo estás dedicando a trabajar. 

Te explicaré el resto… inicias el día escribiendo cuántas horas dormiste. Después escribes la hora en la que inicias a trabajar, luego escribiste en forma de lista las tareas o actividades que tienes que hacer en el día. 

Debajo pones aquellas tareas que tienen prioridad, que son las más importantes y que no puedes aplazar.

La idea es que tanto en las actividades generales como en las prioritarias, escribas al lado la cantidad de tiempo que estimas que te va a tomar realizarlas. Después pones las pausas activas que vas a tener entre bloques, incluyendo el tiempo que dedicarás a cada pausa. 

Determina una hora de almuerzo y al igual que en las anteriores, vas a poner el tiempo que divides al almorzar. 

Ahora, si eres de esas personas que tiene que hacer varias llamadas al día o revisar el correo constantemente, vas a sacar un tiempo determinado para hacer este tipo de cosas. 

¿Por qué? porque si no lo haces, estas actividades van a interrumpir todo tu trabajo y al final, no harás nada de lo que te propusiste hacer al inicio del día. 

Finalmente, vas a poner la hora en la que terminaste de trabajar, y las horas totales que trabajaste en el día. Y sin olvidarlo, debes poner una lista de las cosas que no alcanzaste a hacer. Como te decía, las dejas para el siguiente día.

2. Mide los resultados de tu trabajo

Hay personas que dicen que mantienen muy ocupadas, que trabajan todo el día, pero a todos nos pasa que creemos que trabajamos 12 horas y en realidad solo trabajamos 2. ¿Por qué? porque en productividad se nos fue todo el día y no hicimos nada. 

Entonces, con el cuadro que realizamos anteriormente, vamos a poder medir específicamente qué hicimos y cuánto tiempo nos tomo, así podemos ver cuánto tiempo trabajamos realmente.

Basta solo con comparar el total de horas que trabajamos, junto con el total de tareas hechas en el día. Así que mide tus resultados visualizando detalladamente cada uno de los cuadros del punto anterior. 

3. Elimina las distracciones

Si me dices que trabajas en casa, que tu familia te distrae mucho, es porque aún no tienes el suficiente carácter para definir tu horario laboral. Algunos piensan que trabajar en casa es igual a tener más tiempo para la familia.

Pero tener tiempo para la familia no es dejar de lado el trabajo solo por estar haciendo cosas que en una oficina no podrías hacer.  

Así que si lo que quieres es ser productivo tendrás que dejar a un lado todas y cada una de las cosas que te llevan a procrastinar. Enfócate y no dejes a un lado el mapa de la productividad. Ahí está el foco y el centro de lo que debes hacer a diario. 

4. Una cosa a la vez

Si lo que quieres es aumentar la velocidad de tu trabajo, será necesario que hagas una tarea a la vez, el multitasking no sirve para todo el mundo. Y para los que dicen que sí funciona en ellos, he visto errores terribles en su trabajo.

De qué vale hacer las cosas rápidamente si van a quedar mediocremente hechas. Productividad no es igual a rápidez. Es equivalente a agilidad, calidad y efectividad. 

Para ello el mapa de productividad te obliga a poner una tiempo estimado de realización por cada actividad, para que te concentres en una sola cosa a la vez.

Ahora, si ves que no avanzas, que te costo realizar esa actividad y te va requerir más tiempo del que pensabas, entonces ponle pausa, escribe el tiempo que te tomó hacerla, ponla en tareas pendientes, y sigue con otra actividad.

No te enfrasques, hacer una sola cosa a la vez no significa quedarnos todo el día en una sola actividad. Tampoco significa posponer y posponer. Es solo no dedicar tanto tiempo a algo en lo que a veces no vemos el error.

Tomar un tiempo u horas de esa actividad nos ayuda a aclarar la mente y poder abordarla cuando analices qué es lo que te está impidiendo avanzar.

5. Entrena tu mente

¿Crees esa frase de “la práctica hace el maestro”? Bueno, soy testigo que tu cuerpo no solo necesita entrenarse, la mente también lo necesita. ¿Por qué? 

Crear un hábito o una rutina se nos hace complicado a todos los seres humanos, y para que no nos perdamos en el camino, tenemos que entrenar nuestra voluntad y nuestra mente. 

Esto lo he aprendido del mejor de todos, Tony Robins, y puedo asegurarte que el éxito está en dominar nuestra mente, ejercer control sobre ella y decidir que queremos que pase, no esperar a que pase.

Se trata de controlar nuestras circunstancias y no que las circunstancias nos controle a nosotros. Entonces, si hay algo que realmente nos acelera la curva de éxito es ejercitar la mente. ¿Cómo lo hacemos?

Primero, cambiar el concepto que tenemos frente a lo que queremos que cambie. Convencernos día tarde y noche que lo vamos a lograr. Obligar a nuestra mente a no querer nada más que en eso. 

Y por supuesto, hacer ejercicio, ese es el más poderoso de todos, ¿por qué? porque si eres una persona perezosa o que procrastina mucho, el ejercicio obliga a nuestro cuerpo y nuestra mente a dar más de lo que tenemos. 

Recuerda marcar tus objetivos y prioridades en tu vida para que jamás pierdas el norte. Y recuerda también que si esta información te sirvió a ti, existe alguien más en el mundo que también la necesitará. Entonces no dudes en compartir este artículo. 

Gracias por darte la oportunidad de querer ser mejor a diario y de buscar la manera de ser un emprendedor exitoso de pies a cabeza. 

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp